1016191468El CUPIHD, junto con otras organizaciones y relevantes actores de la sociedad civil, firmamos una carta dirigida al gobierno federal, mediante la que exhortamos al Poder Ejecutivo a garantizar que el debate nacional que se acerca sobre la regulación de la cannabis sea serio, basado en evidencia científica objetiva y en el análisis racional de las políticas públicas y mantenga como punto prioritario la protección de los derechos humanos.

Desde hace ya varios años, la sociedad civil, la academia y el Congreso de la Unión han llevado a cabo diversos foros y encuentros donde se ha dado un diálogo dinámico y polémico sobre la política de drogas en general y sobre la mariguana en particular. Existe, además, un debate global que por casi una década ha planteado alternativas a la política prohibicionista, que usa al derecho penal y la persecución policiaca como principal forma de control de sustancias y reducción de la oferta y la demanda. Así, con su convocatoria al Debate Nacional sobre el Uso de la Marihuana, el Gobierno Federal se suma a una debate que lleva años abierto. Nos preocupa que con ello pretenda exclusivamente ganar tiempo y sustituir la acción con una discusión estéril que no tome en cuenta todo lo avanzado en la deliberación previa y lo que la Corte Suprema ha resuelto en materia de derechos fundamentales.

La actual política de drogas ha tenido impacto negativo en diversas dimensiones de la sociedad mexicana: el desarrollo y la seguridad, la salud pública, los derechos humanos, la sustentabilidad del medio ambiente, la posibilidades de investigación y persecución del crimen organizado, la corrupción, y la eficacia en el gasto público. Por ello resulta indispensable discutir los resultados de la política vigente.

Descargue el documento completo aquí.