El próximo miércoles 4 de noviembre la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tendrá oportunidad de discutir y resolver un Amparo en Revisión relativo al cultivo de cannabis para uso privado y personal. De lograr la aprobación de otros dos de los cinco Magistrados, el proyecto de sentencia elaborado por el Ministro Arturo Zaldívar asentaría en la cúpula del Poder Judicial mexicano…

…que las regulaciones que permiten el consumo de marihuana, acotando la edad para consumir y/o el lugar donde se puede realizar dicho consumo, son medidas que identifican de mejor manera los supuestos en los que efectivamente se producen daños a la salud y el orden público. Estas regulaciones sólo limitan el consumo en estos supuestos, por lo que suponen una menor intervención al libre desarrollo de la persona. En contraste, la medida impugnada es más extensa de lo necesario, pues prohíbe el consumo de marihuana en cualquier situación, alcanzando conductas o supuestos que no inciden en la consecución de los fines que persiguió el legislador, lo que se traduce en una intervención en el derecho en cuestión en un grado mayor. En consecuencia, puede decirse que las regulaciones alternativas resultan más benignas para el derecho al libre desarrollo de la personalidad. De acuerdo con lo anterior, el “sistema de prohibiciones administrativas” configurado por los artículos impugnados constituye una medida innecesaria, toda vez que existen medidas alternativas igualmente idóneas para proteger la salud y el orden público que intervienen el derecho fundamental en un grado menor. Así, esta Primera Sala considera que la prohibición del consumo personal de marihuana con fines lúdicos es inconstitucional al no superar esta grada del test de proporcionalidad.

En CUPIHD siempre hemos considerado que drogas ilegales y “prohibidas” como la marihuana deben ser reguladas por el Estado y no por las bandas delincuenciales o el crimen organizado.

La discusión no es si prohibir o legalizar, sino cómo establecer mecanismos efectivos y transparentes que permitan el acceso regulado a las personas que usan marihuana, brindando recursos para que las personas mayores de edad puedan regular mejor su consumo tanto a nivel individual como colectivo, para que tengan acceso a servicios de salud, y para que se pueda recolectar información útil para medir y reducir el impacto de los riesgos y daños.

La aprobación de un dictamen como éste en el Poder Judicial facilitará la legislación en los niveles locales y federal. La regulación de la producción para autoabastecimiento sin fines de lucro, de una persona o de un grupo de personas, es un avance importante:

    • Desincentiva el mercado ilícito de marihuana, que ya no será una fuente de lucro para el crimen organizado.
    • Reduce el acceso de los consumidores a otras sustancias ilegales, de mayor riesgo, que se ofrecían aprovechando la oportunidad del contacto con el consumidor de marihuana.
    • Restringe el acceso a personas menores de edad.
    • Comienza a ofrecer garantías sobre la calidad del producto.
    • Establece un punto de contacto legal para facilitar el acceso de los usuarios tanto a información como a servicios.
    • Facilita el acceso a información útil para desarrollar indicadores y tomar decisiones en materia de políticas públicas.
    • Incentiva una discusión informada y libre de prejuicios sobre cultura y políticas de salud en torno al tema.
    • Descriminaliza a un sector importante de la juventud.
    • Y respeta el derecho a la autonomía de las personas que deciden usar marihuana sin ser detenidos arbitrariamente o perseguidos por su adquisición o posesión.

En suma, un dictamen favorable será un logro que permitirá regular mejor esta sustancia, en un marco de pleno respeto a los derechos humanos de quienes la usan y de la sociedad.