El Cuaderno CUPIHD 9  presenta el trabajo de investigación realizado por Carlos Zamudio, Ángela Bacca y Julie-Anne Bourdeau, en el que se exploran de manera cualitativa las relaciones entre los usuarios de drogas en la Ciudad de México y las autoridades. Se muestra cómo a pesar de los cambios en la Ley General de Salud del 2009, en los que se establece la figura legal del consumidor, diferenciada de la del farmacodependiente, la estigmatización, criminalización y los abusos de las autoridades sobre los usuarios no han desaparecido.

Recomendaciones

En el entendido que la descriminalización de la posesión de drogas —y de sus usuarios— es un cambio político de mediano o largo plazo en el país, se hacen las siguientes recomendaciones con miras a construir una ciudadanía que incluya a las personas que consumen drogas.

En el caso de las policías, sería central que a lo largo de toda la cadena jerárquica de la institución se comprendiera que en la relación entre las policías y los usuarios se materializa la relación más amplia entre el ciudadano y el Estado y que si los usuarios y usuarias de drogas se sienten permanentemente amenazados por las autoridades, esto los puede llevar a situarse en un lugar marginal de la dinámica social, no participar políticamente, no otorgarle ninguna legitimidad al orden constituido y que de aquí se pueden derivar diferentes tipos de problemáticas. Para avanzar en este sentido, …

…la policía como institución debería trabajar para que sus miembros:

  • Entiendan que los consumidores de drogas ilegales no dejan de tener derechos por esta condición.
  • Tengan claro el marco legal que establece la condición de consumidor.
  • No pretendan lucrar o beneficiarse del poder que les confiere la autoridad, ni negociar la ley en beneficio propio, cuando se relacionan con consumidores de drogas ilegales (y con jóvenes en general).
  • Sean capaces de reconocer las diferentes drogas ilegales y sus efectos.
  • Reconozcan que no todos los usuarios de drogas cometen delitos contra la propiedad o integridad física de las personas.

Adicionalmente, la institución policial debería:

  • Contar con un mecanismo para que los usuarios puedan reportar casos de extorsión.
  • Trabajar sobre la percepción pública de los consumidores de drogas ilegales, para darles más legitimidad como ciudadanos, como sujetos de derechos y obligaciones. Esto es algo que deberían hacer todas las instituciones públicas, no sólo la policía.

En el caso de jóvenes usuarias y usuarios de drogas ilegales, es importante que:

  • Conozcan con claridad el marco legal que les ampara y se reconozcan como sujetos de derechos.
  • Procuren relacionarse con la policía desde una base de respeto mutuo.
  • Entiendan que si bien el consumo en sí mismo no es un delito, hay situaciones agravantes que deben evitar.
  • Eviten la corrupción cuando son detenidos por consumo o posesión de drogas en cantidades legalmente toleradas.

Encuentros con la Ley se presentó en el IIS el 26 de agosto de 2015.

 

Descargar aquí Cuaderno CUPIHD 9

C9