Skip to Content

tag

Tag Archives: drogas ilegales

post

Drogas DF: los mercados de drogas ilícitas de la Ciudad de México. Cuadernos CUPIHD 6

Drogas DF, Cuaderno 6 de CuPIHD, tiene la intención de presentar un análisis estadístico y cualitativo, informativo y de calidad, sobre las dinámicas y características de los mercados de drogas ilegales y de sus usuarios en nuestro país, particularmente en el Distrito Federal.

Drogas DF describe el tamaño y las características del mercado de drogas en la Ciudad de México, así como la percepción y las relaciones de los usuarios de tales sustancias con su entorno legal, económico, institucional y social.

Adicionalmente, esta investigación de Carlos Zamudio señala las características más importantes que deben ser tomadas en cuenta para comprender y enfrentar el fenómeno de las drogas en nuestra sociedad de forma más efectiva, con un énfasis muy especial en la capital del país, en la que se concentran muchas de las dinámicas que también se observan en otras partes México.

Descarga aquí Drogas DF

Drogas DFDRUGS DF

post

Foro sobre drogas en la Asamblea ¿hacia dónde va la Ciudad de México?

Thousands Of Grave Markers Placed On National Mall To Commemorat

Este lunes comienza el Foro sobre Políticas Públicas en Materia de Drogas para la Ciudad de México que organiza la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

El foro, que contará con una nutrida y diversa participación de personalidades nacionales e internacionales, representa un paso en firme para analizar lo que funciona y no funciona, y para encontrar mejores enfoques en materia de drogas legales e ilegales en la Ciudad.

No esperamos que el Foro termine con grandes consensos, ya que todos los que combaten fervientemente cualquier regulación alternativa para las drogas parecen sordos a toda evidencia o argumento que no entre dentro de su espectro de convicciones.

Sin embargo, el Foro permitirá también dar voz pública a experiencias y propuestas que hasta la fecha habían sido subestimadas por nuestra sociedad, con lo que los legisladores que asistan podrán constatar, al menos, ideas novedosas, interpretaciones científicas contrastantes, y propuestas de políticas públicas que han demostrado ser más eficaces y prácticas que las tradicionales posiciones morales o la defensa a ultranza del status quo.

El tema de la marihuana está en boca de todos. No es difícil prever, sin embargo, la estrategia del inmovilismo: difundir que la regulación significa mayor disponibilidad (cuando es justo lo contrario), y resaltar los riesgos potenciales de la cannabis interpretando la ciencia con motivaciones políticas para intentar centrar el debate solamente en una visión parcial de la misma.

Por fortuna, habrá visiones muy autorizadas para contrastar puntos de vista en esta materia y para hacer ver, también, que más allá de los riesgos, lo cierto es que nuestro problema principal con respecto a la marihuana no son los riesgos de su consumo, sino la ausencia absoluta de una regulación para ella, algo que afecta a todos los habitantes de la Ciudad de México.

En materia de éstas últimas sustancias, legales, la Ciudad tiene mucho qué hacer, ya que entran directamente en su esfera de responsabilidad y competencias. Aun cuando se ha avanzado en términos de medidas concretas en los últimos años –la ley para el control del tabaco, el alcoholímetro- aún hay mucho que se puede desarrollar, y es necesario hacerlo.

En términos de la marihuana, por otra parte, el Foro llega en un momento perfecto después del anuncio del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de que no impedirá, bajo ciertas reglas, el desarrollo de las regulaciones para los usos médicos y no médicos de la marihuana en los estados de Washington y Colorado, ni en aquellos otros que decidan seguir este camino. Esta noticia, de gran importancia, puede significar el primer paso en la reclasificación internacional de la cannabis y deja sin ninguna autoridad moral, legítima, a los Estados Unidos para impedir que otros países o estados exploren sus propias alternativas en la materia. Por este lado, la Ciudad de México no tiene excusas para evitar o ignorar una tendencia mundial que crece de manera inexorable.

 

post

Foro Internacional sobre Drogas y Derechos Humanos

Drogas y DDHHComienza una semana clave para el reconocimiento de los derechos de los usuarios de drogas ilegales, para debate de la regulación de las drogas y en especial para el de la regulación de la marihuana en la Ciudad de México.

En el marco de nuestro convenio con la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), organizamos conjuntamente el Foro Internacional sobre Drogas y Derechos Humanos, que contará con mesas de debate sobre experiencias comparadas internacionales, salud, educación, seguridad, justicia y cultura, además de una conferencia magistral de Damon Barret, de Harm Reduction International especialista en ambos sistemas jurídicos internacionales.

El foro busca contestar preguntas largamente aplazadas no sólo por la sociedad, sino incluso por la propia comunidad de defensores de los derechos humanos. Entre ellas.

¿Son las drogas un motivo legítimo para violar los derechos humanos? ¿Tienen derechos humanos los usuarios de drogas? ¿Cómo podemos limitar de mejor manera el acceso de los menores de edad a las drogas?¿Qué papel juega la educación y las comunidades educativas frente a la presencia de las drogas entre la población estudiantil? ¿Existe discriminación laboral por uso de drogas en México? ¿Cuáles son los servicios de salud que se requieren para atender el problema del consumo de drogas en el país? ¿Son los usuarios de drogas una población vulnerable en cuanto a sus derechos humanos? ¿Qué papel juegan el estigma y la discriminación en cuanto al uso de drogas? ¿Cuál es la economía de las drogas? ¿Cuál es el papel y el impacto de las drogas entre las personas privadas de su libertad? ¿Necesita México de los tribunales especiales de drogas? ¿Contravienen los derechos de las personas los tratamientos condicionados? Y por último: ¿Qué es más importante respetar y hacer cumplir: las disposiciones internacionales de los derechos humanos o los del sistema internacional de control de drogas?

CuPIHD y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal invitan a todos los interesados en averiguar éstas, y otras respuestas, en el Foro Internacional sobre Drogas y Derechos Humanos, del 7 al 9 de agosto de 2013, en la CDHDF.

Más información e inscripciones en http://drogasdh.cdhdf.org.mx

¡Allí nos vemos!

post

Los mercados de drogas en el D.F.

Narcomenudeo DFLos mercados de drogas están cambiando en la Ciudad de México. La demanda y la oferta se han modificado conforme transcurre el nuevo siglo.

Respecto a la demanda, el mayor cambio es el aumento en el uso de drogas inhalables y de los menores usuarios; pero tal vez más significativo sea el aumento en el consumo de Estimulantes de Tipo Anfetamínico (ETA), mismos que incluyen las llamadas drogas de club.

Los ETA se han convertido en el tipo de drogas de segundo mayor consumo –solo después de las cannábicas. Según la ENA 2008, la prevalencia anual del consumo de los ETA era de un estimado de 4,640 usuarios (0.1), mientras que la ENA 2011 señala estimados de 5,721 usuarios de anfetaminas (0.1) y de 10, 453 de usuarios de metanfetaminas (0.2). En otras palabras, y considerando los estimados oficiales, la prevalencia anual de usuarios de ETA se triplicó en un trienio, al grado que cerca de 15 mil usuarios que consumieron en el último año.

Dentro de estas drogas, una de las más comunes es el MDMA, comercializado generalmente como “tachas”. “Una “tacha” común vale entre 80 y 150 pesos, aunque puede haber más caras. Por supuesto, no se puede asegurar que todas las “tachas” contengan la sustancia ni la calidad que los dealers dicen vender. Sin embargo, considerando que 15 mil usuarios comprasen esta noche una “tacha” de 120 pesos, el gasto sería de un millón ochocientos mil pesos.

Ahora bien, no todos los usuarios consumen con la misma intensidad, según la EUDI, alrededor del 40% consume mensualmente ETA, un 18% lo hace semanalmente y un 12% los consume diariamente; el resto consume menos de una vez al mes. Con base en estas cifras, 6,000 usuarios gastarían 720 mil pesos al mes, 2,700 usuarios gastarían 1,296,000 en ese mismo periodo, y 1,800 gastarían unos 5 millones, aunque quizás éstos consigan mejor precio. En suma, el gasto aproximado de los usuarios de ETA estaría cerca de los 9 millones de pesos al mes. Y, como vimos en los datos de la ENA, la demanda sigue creciendo.

Por el otro lado, respecto a la oferta encontramos una mayor disponibilidad de sustancias lícitas e ilícitas, así como una mayor difusión de modalidades de venta y diversidad de grupos organizados. Y es que, el aumento en la demanda conlleva mayores ganancias y, en consecuencia, mayor competencia, incluso violenta, entre los grupos dedicados a este negocio.

Adicionalmente, y pese al crecimiento del mercado, de su valor y de su disputa, no solo faltan políticas de prevención que ayuden a la contención del mercado, sino también capacitación a las autoridades encargadas de su combate; según cifras de la procuraduría local, entre agosto y diciembre de 2012 solo se incautaron 0.7 gramos de metanfetamina.

En este sentido, es necesario brindar información a los usuarios sobre los riesgos y daños del consumo de ETA, así como garantías de que las sustancias de uso sean de calidad adecuada para su consumo. Es necesario, también, que las autoridades conozcan de la expansión de este mercado, que ya se encuentra como el segundo mayor de la ciudad, y que formulen formas más eficaces de controlarlo, incluyendo entre tales posibilidades a las medidas de reducción de riesgo y daño, y de regulación de mercados. Al fin y al cabo, es ésta la última petición de México a la ONU. Hora del cambio, y no de la evasión.

post

¿Un año para disminuir la violencia?

RelojHace unos días el presidente de la República se pronunció por esperar un año para que su gobierno logre disminuir la violencia. Sin embargo, son varios los retos que el gobierno debe superar todavía para lograr lo que se propone.

Un primer paso que el gobierno debe dar, sin duda, es conformar una nueva política de combate a la delincuencia organizada, entre la cual se encuentran los grupos dedicados al tráfico internacional y/o local de drogas ilícitas. Pero hasta el día de hoy, lo único que nos han hecho saber es la división del territorio nacional en 5 regiones. El gobierno no ha presentado un plan que contenga objetivos concretos y medibles a corto, mediano y largo plazo.

Un segundo paso es lograr la coordinación de las fuerzas policíacas de los distintos niveles. Este paso puede ser el menos difícil de lograr, especialmente porque el partido del presidente gobierna la mayor parte de las entidades federativas del país. Aquí la principal dificultad radica en que las dependencias continúan sin saber cuáles son sus prioridades; un ejemplo de esto es llamar ‘cárteles’ a cada uno de los grupos que se autodenominan así, sin marcar las diferencias existentes entre grupos de traficantes transfronterizo, traficantes locales y grupos delictivos que trafican como una más de sus actividades ilícitas.

Un tercer paso es recuperar la confianza de la ciudadanía. Este paso es quizás el más complicado, empezando porque el cambio de gobierno per se no ha sido positivo en términos de la disminución de la violencia ni en el aumento de la seguridad. Y aunque se difunde la percepción de que se ha pulverizado a los ‘cárteles’, tal como señala el procurador federal, esta supuesto logro no se ha reflejado en la disminución del poder de fuego de los grupos delictivos, tal como tampoco lo hizo la captura y/o abatimiento de decenas de cabecillas criminales –política de la cual este quiere diferenciarse.

Como vemos, las dificultades del gobierno actual  para lograr la disminución de la violencia todavía son importantes. Por otra parte, algunos de los elementos del gabinete ya empiezan a señalar que quizás un año no sea suficiente, que tal vez 18 meses… La ciudadanía continúa esperando.

post

El Informe Anual sobre drogas 2012

838-03369656En su Informe Anual sobre drogas 2012, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) felicita al estado mexicano por su combate al tráfico de drogas, especialmente en lo referente a la heroína y las drogas sintéticas.

De los resultados presentados en dicho informe, destaca que México continúa en el top 3 de los países productores de goma de opio -solo detrás de Afganistán y Myanmar. Sin embargo, lo que no dice la JIFE, es que la morfina continúa faltando en los hospitales de todo el país y que, coincidentemente con el número de homicidios vinculados al tráfico de drogas, la producción de goma de opio en el país, al menos durante el gobierno de Felipe Calderón fue sido la mayor de la historia.

Ante este panorama, y poniendo sus barbas a remojar, el Presidente de Guatemala ha solicitado en foros internacionales ser productor legal de opio y heroína para proveer a la industria farmacéutica, como una medida de aminorar el poder económico de los grupos de traficantes que incentivan y capitalizan la producción de amapola y goma de opio.

El informe 2012 también destaca que las incautaciones de estimulantes de tipo anfetamínico se duplicaron en México entre 2009 y 2010 –de 6 a 13 toneladas. Lo que no indica es que estos estimulantes se han convertido en la segunda droga más consumida en la Ciudad de México, según la ENA 2011, sólo después de la mariguana.

A su vez, la JIFE también deja de lado la crítica a los tratamientos “obligatorios”, los cuales ya han sido señalados por la OMS como contrario a los derechos humanos, pero siguen siendo puestos en práctica en diversos países del globo. Es el caso de México, donde la Ley General de Salud (Art. 478) señala la obligatoriedad del tratamiento para todo aquel farmacodependiente detenido por tercera vez en razón de ser encontrado en posesión de drogas.

Con esta clase informes, pareciera que la JIFE se ha aleja del precepto inicial de la Convención única, la preocupación por la salud moral y física de la humanidad, para centrarse en registrar la cantidad de hectáreas cultivadas y de drogas incautadas por las autoridades nacionales. Desde luego, la JIFE elabora sus documentos con la información oficial que le proporcionan los diferentes países. Lo que nunca queda claro, es en qué beneficia esta política en cada una de las naciones que realizan tales esfuerzos: porque hasta el día de hoy, han sido fallidos tanto en el control de la oferta como en la reducción de la demanda de drogas ilícitas.

post

De drogadictos a usuarios: la aplicación de la nueva Ley contra el narcomenudeo en el DF

Narcomenudeo

En meses recientes, a raíz de la puesta en marcha de la Ley contra el narcomenudeo, hemos observado la nueva actuación de la Procuraduría General Justicia del DF en materia de drogas ilegales.

A partir de entonces –agosto de 2012, la PJGDF ha alcanzado un promedio mensual de detenciones de 62 presuntos culpables por delitos de narcomenudeo. Este número puede parecer bajo, especialmente en comparación con los promedios de detenciones por narcomenudeo realizadas en años previos, 720 en 2009 y 898 en 2010, año en que las detenciones tocaron cima; sin embargo, ¿qué significa esta cantidad de detenciones para el mercado negro de drogas ilegales de la Ciudad de México?

Si consideramos que el mercado de la Ciudad de México tiene una población de clientes usuarios cercana a 85,000 personas, (ENA 2011) y que un dealer puede tener un promedio de 50 clientes, estaríamos hablando de que el mercado se estaría saturando con la actuación de 1700 dealers, lo cual significaría en su primer año de operaciones en materia de drogas la PGJDF atraparía a poco más de una tercera parte de los dealers necesarios para cubrir el mercado. Un número nada despreciable.

Por otra parte, aunque la detención de una tercera parte de dealers necesarios parece significativa, no lo es tanto desde otro punto de vista: estos son fácilmente remplazados por nuevos dealers que ya están esperando su oportunidad. Además, la cantidad detenidos no hace –ni hará- mella en el mercado, debido a que, según datos de la Encuesta de Usuarios de Drogas Ilegales de la Ciudad de México, 48% de los usuarios conoce entre 2 y 5 puntos de venta para surtirse de las drogas de uso y 34% conoce entre 6 y 10 puntos de venta, por lo que en caso de que atrapen a uno o dos de los dealers a quienes compra, siempre tendrá acceso a otros que cubran su demanda.

En otras palabras las detenciones de narcomenudistas seguirán sin hacer efecto en la demanda de drogas ilícitas, especialmente en un mercado de la mariguana de la Ciudad de México, el cual abarca al 90 por ciento de los clientes del mercado negro.

Sin embargo, una ventaja de la aplicación de la nueva ley, es que al ser menos las detenciones son menores las probabilidades de que se detengan usuarios, por confusión o corrupción, y que sean presentados como presuntos narcomenudistas, lo cual es positivo en términos de los derechos humanos. Y esta situación marca de facto una diferencia en la aplicación formal de la Ley, una nueva aplicación que parece encaminarse al reconocimiento de los derechos del usuario. ¿Será esta la voluntad política de la Ciudad de México?

post

Al César lo que es del César

papi le da de fumar“Violencia”, “adicción”, “guerra”, son los términos mediáticos más socorridos para describir nuestra relación con las drogas ilegales, pero lo cierto es que en materia de abuso y dependencia de substancias, México tiene mucho más que hacer frente al alcohol y al tabaco que frente al resto de todas las sustancias ilegales.

Desviar la atención hacia la parte ilegal de la cadena epidemiológica ha resultado en obviar, también, la importancia de la edad de inicio y el acceso ilegal de dichas sustancias legales por parte de los menores de edad.

En efecto. Mientras la sociedad quiere culpar a las drogas ilegales de todos nuestros males, el discurso no parece reparar en que la mayoría de ocasiones que un menor de edad fumó tabaco o bebió alcohol, éstos fueron provistos por un adulto. Algo que, visto desde la óptica de nuestras leyes, constituye un delito claramente tipificado. La ENA 2011 y la Primera Encuesta de usuarios de Drogas Ilegales de CuPIHD coinciden en reconocer que antes del consumo de marihuana se encuentra casi siempre el de alcohol y tabaco.

Pero esta misma confusión política entre drogas legales e ilegales sucede también en el reporte público de una gran cantidad de eventos violentos y accidentes, tanto de tránsito como del ámbito laboral. Recientemente, por ejemplo, el Secretario del Trabajo hizo patente la preocupación de las autoridades por creciente papel que juegan las adicciones en el mundo laboral, especialmente en términos de ausentismo, accidentes y/o incapacidad entre los trabajadores.

Lo que el secretario no mencionó, o no distinguió con claridad es a qué drogas se estaba refiriendo, ya que es el alcohol, en amplio margen, el gran responsable de tales problemas.

Por ello, decir que la marihuana es la puerta de entrada a otras drogas es una forma tramposa de ocultar una falla aún más grave de nuestra política hacia ellas: la tolerancia cultural, y un doble rasero en cuanto a qué atender primero desde la óptica de la salud.

Pero los presupuestos militares y de seguridad, así como los grandes intereses de las industrial del tabaco y el alcohol difícilmente permitirán que nuestra política oficial se vuelva más honesta y efectiva: es más fácil -y políticamente más rentable- culpar al crimen organizado, que a una sociedad empeñada en evadir cualquier autocrítica, y en por supuesto, rehusarse a asumir su propia responsabilidad en el asunto.

post

Notas sobre la presentación de la EUDI en la CDHDF.

CDHDF

Entrevista al presidente de la CDHDF

 

Periódicos

Diario de México

El Sol de Mexico

El Universal

La Crónica de Hoy

Ovaciones

La Razón

Radiofórmula

La Jornada

Impacto

Proceso

 

Radio

Formato 21

 

Televisión

Televisa

Hechos

 

post

Consumir drogas NO es un delito.

guia legalDescarga aquí la Guía legal de drogas ilegales.