Skip to Content

tag

Tag Archives: drogas

post

¿El día internacional contra las drogas?

En 1987 la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 26 de junio como el Día Internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas. Han pasado 28 años y las perspectivas de diversas sociedades y cada vez más Estados alrededor del mundo sobre el tema de las drogas ha cambiado, y no poco. Existe un consenso creciente en relación a la necesidad de cambiar el enfoque actual de persecución policiaca del mercado y criminalización de los usuarios, que tantos daños ha producido a las poblaciones. Incluso recientemente el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, emitió un comunicado llamando a descriminalizar el uso de drogas. En este contexto, celebrar la “lucha” contra “el uso indebido”, y más aún, contra el “tráfico ilícito” de drogas, resulta cuestionable.

logo_large_uxwiowEn los últimos años se han lanzado campañas desde la sociedad civil como respuesta a la celebración del 26 de junio, que defiende la posición prohibicionista del sistema internacional de control, hegemónica desde hace varias décadas. Una de las principales, es la campaña internacional Support Don’t Punish (Apoya, no castigues). A ella se han adherido numerosas organizaciones de la sociedad civil (OSC’s) en todo el mundo que apoyan la reforma a la política de drogas, entre ellas el CUPIHD. Las lastimosas consecuencias de la fallida guerra contra las drogas en México, han hecho que esta campaña tenga año tras año más éxito y convocatoria, pues la exigencia por el cambio de rumbo es cada vez mayor. Este año se estrenó un bien logrado sitio en línea sobre la campaña en nuestro país.

DrogasSinGuerraSimultáneamente se realizarán distintos eventos dirigidos en el mismo sentido de hacer contrapeso al discurso hegemónico. En las instalaciones de la Universidad Autónoma Metropolitana con sede en Xochimilco se realizará el evento Por una Política de Drogas sin Guerra, convocado por la Comisión Mexicana de Defensa y Promosión de Derechos Humanos, México Unido Contra la Delincuencia, Espolea, Estudiantes por una Política Sensata de Drogas, ReverdeSer Colectivo y el Colectivo por una Política integral Hacia las Drogas, en el que se presentará un video en el que distintos actores de la sociedad civil se expresan sobre el sentido que deberían tomar nuevas políticas nacionales e internacionales sobre drogas. Así mismo se realizarán eventos civiles en espacios públicos de la Ciudad de México, llamando a la descriminalización de los usuarios y la regulación de las drogas.

Vemos con gusto que la oficialidad anti-drogas de la ONU es cada vez más endeble en términos de su legitimidad e incluso de su mismo discurso. Que los líderes y especialistas de la sociedad civil estén revirtiendo el significado de este día a favor de la descriminalización, la perspectiva de salud y el enfoque en la reducción de riesgos y daños, es una señal positiva. En este sentido, les compartimos el boletín de prensa emitido por varias OSC’s.

Sociedad civil organizada exige nueva política de drogas

México, D.F., a 26 de junio de 2015.

En el marco del “Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas”, México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas (CUPIHD), Estudiantes por una Política Sensata de Drogas (EPSD), ReverdeSer Colectivo y Espolea hicieron un llamado al Gobierno de la República y a la comunidad internacional para reformar las políticas dedrogas actuales con el fin de abandonar la guerra y avanzar hacia la regulación legal los mercados de drogas, hoy en manos de criminales.

Reunidos a la ocasión de la presentación del video “Por una política de drogas sin guerra” y el estudio “Encuentros con la ley. Relaciones entre jóvenes usuarios de drogas ilícitas y policías en la Ciudad de México”, elaborado por CUPIHD, dichas organizaciones exigieron a las autoridades mexicanas y a la ONU abordar el fenómeno drogas desde un enfoque integral que privilegie la salud pública, el desarrollo, la seguridad ciudadana y los derechos humanos y denunciaron la urgente necesidad de detener la criminalización de los sectores más vulnerables de la sociedad en nombre de una guerra que simplemente no se puede ganar.

Recordaron que “a más de 50 años de prohibición, las políticas actuales no sólo no han alcanzado los objetivos básicos de eliminar o disminuir significativamente la oferta y demanda de drogas ilícitas sino que han provocado importantes consecuencias negativas como la creación de vastos mercados criminales cuyo valor asciende a más de 300 mil millones de dólares anuales y a partir de los cuales se ha empoderado a organizaciones delictivas que amenazan la seguridad y minan la gobernanza democrática alrededor del mundo”.

Finalmente, y sumándose a la campaña internacional ¡Apoye, No Castigue! que este año realizará acciones en más de 140 ciudades, afirmaron que la reforma de las políticas de drogas es inevitable pues “a medida que los fracasos del régimen de prohibición de drogas se tornan más evidentes y los daños colaterales crecen, nuevos actores se muestran dispuestos a explorar alternativas e impulsar un debate abierto a nivel internacional”. En este escenario, importantes alternativas a la prohibición han surgido ya en países como Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Jamaica, Puerto Rico, República Dominicana y Uruguay, además de que el mundo entero discutirá el tema en 2016, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas celebre una sesión especial sobre drogas en la que Estados Miembro y sociedad civil tendrán la oportunidad de reflexionar sobre los errores cometidos y las posibles soluciones.

post

Drogas DF: los mercados de drogas ilícitas de la Ciudad de México. Cuadernos CUPIHD 6

Drogas DF, Cuaderno 6 de CuPIHD, tiene la intención de presentar un análisis estadístico y cualitativo, informativo y de calidad, sobre las dinámicas y características de los mercados de drogas ilegales y de sus usuarios en nuestro país, particularmente en el Distrito Federal.

Drogas DF describe el tamaño y las características del mercado de drogas en la Ciudad de México, así como la percepción y las relaciones de los usuarios de tales sustancias con su entorno legal, económico, institucional y social.

Adicionalmente, esta investigación de Carlos Zamudio señala las características más importantes que deben ser tomadas en cuenta para comprender y enfrentar el fenómeno de las drogas en nuestra sociedad de forma más efectiva, con un énfasis muy especial en la capital del país, en la que se concentran muchas de las dinámicas que también se observan en otras partes México.

Descarga aquí Drogas DF

Drogas DFDRUGS DF

post

Convocatoria para el V Congreso Nacional Historia y Práctica de las drogas: De las Plantas Sagradas a las moléculas del mercado

convo2La Biblioteca Cannábica, SEISYC A.C, Mindsurf, Colectivo Por una Política Integral Hacia las Drogas, Asociación Mexicana de Estudios sobre Cannabis, ESPOLEA A.C, Drogas México, Cátedra UNESCO Transformaciones económicas y sociales relacionadas con el problema internacional de las drogas y la Licenciatura en Etnohistoria de la Escuela Nacional de Antropología e Historia convocan:

A los interesados en participar como ponentes, talleristas o conferencistas del V Congreso Nacional Historia y Práctica de las drogas, a realizarse los días 25, 26 y 27 de marzo de 2015 en el auditorio Román Piña Chan.

El objetivo es: Dialogar sobre la diversidad de temas relacionados con la historia y antropología de las drogas en México y el mundo, ofreciendo a estudiantes universitarios y público interesado la oportunidad de analizar el fenómeno de las drogas desde diversas perspectivas.

Y las líneas temáticas son:

1. Arqueología y etnohistoria de las plantas sagradas.

2. Auge y caída de la Prohibición en el nuevo orden global

3. Violencia e inseguridad en México

4. Viajeros migrantes y rutas de las drogas ilícitas

5. Abusos y costumbres de los usuarios libres y asociados 

6. Las mujeres en la guerra contra las drogas

7. Drogas y consumos problemáticos

La convocatoria para envío de resúmenes se encuentra abierta hasta el día 20 de febrero de 2015.

Los requisitos son: Máximo dos cuartillas, Letra Arial 12, espacio 1.5. Además de señalar el nombre y grado de los ponentes

Correo de contacto: bcannabica@gmail.com

Correo para enviar ponencias: drogas@mind-surf.net
Las ponencias aceptadas se darán a conocer el día 2 de marzo de 2015 y serán publicadas en la edición digital de las memorias del Congreso.
post

El debate de la regulación en México: Un nuevo episodio

Foro Drogas BelaunEsta semana se llevará a cabo el Foro Internacional de Política de drogas. Promovido desde el Congreso de la Unión por el diputado Fernando Belaunzarán, este Foro congrega a diversos especialistas nacionales e internacionales en políticas de drogas.
Durante el foro se discutirán diversos temas relativos a drogas –especialmente el cannabis-, a través de las conferencias y mesas de debate.
Si bien predominan los temas de seguridad y salud pública, destacan las mesas referentes a “Experiencias Internacionales de regulación de cannabis y otras sustancias controladas por el régimen internacional” y “La política de drogas desde la perspectiva de Derechos Humanos”.
La primera, porque aportará elementos de políticas ya implementadas en otros otros países, mismos que pueden dar luz sobre cómo resolver algunos de los problemas vinculados a drogas que presenta, en otro contexto, nuestro país.
La segunda, porque ha sido un tema poco abordado por los debates de la política de drogas en México, pero también en la política regional o hemisférica.
Esperamos que nuestros legisladores tomen nota de las diversas alternativas para regular los mercados de drogas de formas que resulten menos violentas, más funcionales y con menos daños para sociedad en su conjunto.
Esperamos, en consecuencia, que el debate derive en propuestas y cambios reales y no sólo discursivos o cosméticos. En el fondo, lo que todos estamos de acuerdo es que la estrategia actual hacia las drogas  la cual no sólo no ha logrado cumplir con sus objetivos. Antes bien, cada vez son más claras las consecuencias no intencionadas de una sistema de control que no sólo margina y discrimina a los usuarios de drogas, sino que afectan a toda la sociedad.
La cita será del martes 29 al jueves 31 de agosto en el auditorio Diego Rivera del Hotel Marriot Zona Rosa.
post

Recuerdos de 2013, retos de 2014

Flor verdeSe va 2013 y pronto llegará 2104. El que termina ha sido un año de contrastes en términos de políticas de drogas, tanto para México como para el resto del mundo.
Lo anterior resulta, en sí mismo, una novedad. Hace apenas cinco años, la sensación generalizada seguía siendo que, con respecto a las drogas, no había nada qué hacer sin que el sistema internacional de control hacia ellas, así como los tratados que le dan sustento, no cambiaran de un modo u otro por un consenso mundial.
 
El día de hoy, sin embargo, constatamos que la realidad es más terca que las camisas de fuerza que a veces insistimos en colocarle.
 
Muy a pesar de quienes proclaman que cualquier modificación en la forma en que tratamos con las drogas es equivalente a promoverlas, lo cierto es que cada vez más países disimulan menos su malestar por los resultados y el enfoque general del sistema internacional de control. Mercados ilegales, violencia, violaciones de derechos humanos, persecución indistinta de usuarios, productores y vendedores, desproporcionalidad de las penas, adulteración y sustitución de sustancias, así como diseminación de enfermedades, son algunas de las consecuencias objetivas y reconocidas del actual enfoque del sistema de control.
 
Esta transformación global, conceptual y moral, sin embargo, ha comenzado por la regulación de la marihuana. Uruguay, los estados de Washington y Colorado, más otros 17 estados de la Unión Americana, Canadá, España, República Checa, Italia y Suiza, han comenzado a ensayar distintas formas regulatorias para la planta ilegal más consumida del mundo.
 
México no parece querer ser la excepción. La Ciudad de México, que por más de una década se ha preciado de ser la entidad más progresista y liberal del país, ha comenzado a tomar en serio el tema, una actitud producto, en buena medida, por la inevitabilidad de que la reforma en los Estados Unidos influya en directamente en nuestras circunstancias.
Cada vez son más los legisladores, de distintos partidos y corrientes, que se muestran interesados en legislar sobre marihuana. El asunto, sin embargo, es difícil desde donde se le vea: las competencias locales son limitadas, la rentabilidad política dudosa y los prejuicios grandes.
 
A pesar de ello, nuestros representantes tienen muchas razones para seguir adelante: regular marihuana significaría abrir un canal de comunicación diferente al de la justicia a casi el 85% de todos los usuarios de drogas ilegales de la ciudad, ayudaría a separar los mercados de drogas duras y blandas, a mantener lejos de los circuitos delictivos a los usuarios y a redirigir los esfuerzos de policías u ministerios públicos hacia delitos con víctima, contra la propiedad o violentos.
 
Para ello, el éxito de la regulación de la marihuana en la Ciudad de México tiene que abordar ciertos temas clave, si bien no todos al alcance de su competencia inmediata. Entre las primeras, sin embargo, se pueden mencionar las siguientes:
 
·         Medidas efectivas para separar definitivamente consumo del delito
·         Establecer prioridades para el ejercicio policiaco
·         Establecer nuevos programas de reducción de riesgos y daños
 
En el ámbito federal, mientras tanto, es necesario reclamar y proponer, reformas para:
 
·         Permitir el cultivo sin fines de lucro y dotar a las entidades de la República de capacidades regulatorias sobre el mismo
·         Reclasificar a la planta y sus principios activos en la Ley General de Salud
·         Reconocer el uso terapéutico de la mariguana.
·         Reclasificar y aumentar los umbrales de posesión de cualquier droga cuando ésta se destine al uso personal.
·         Facilitar la investigación científica sobre cannabis y derivados.
 
¿Se alinearán los astros de la marihuana en la Ciudad de México en 2014?
post

Del clóset al espacio público: la política de drogas en México

Museo Mural Diego Ribera
Vientos de cambio vive la política de drogas en el país, al menos en la arena pública. Lo que antes se hablaba sólo en círculos marginales y de plano se evitaba en público, ahora se convierte en motivo de disputa y oportunidad para la exposición mediática.
 
Algunas encuestas han generado ruido por los cambios en la percepción que la población tiene respecto a las drogas, como la Primera Encuesta Nacional Universitaria (aun no disponible para el público), en la que se hace énfasis en la facilidad que tiene la comunidad de jóvenes universitarios para acceder a distintas drogas, que alcanza el 50%; o bien la dada a conocer por otro diario de circulación nacional en la que se constata un creciente apoyo de 74% para la regulación de la mariguana, (aunque en principio sólo con fines medicinales).
 
Por otro lado, encontramos también la noticia de que en días pasados se realizaron algunas manifestaciones públicas con el objetivo de “crear conciencia en la ciudadanía sobre la inviabilidad política, social y económica de dicha legalización [de la marihuana] en el país”. Para agregar algo de folclor al asunto, las notas de prensa reportan también que tales manifestaciones no solo no fueron muy numerosas, sino que contaron con viejas prácticas de acarreo para rellenarlas.
 
A pesar de estos claroscuros, lo que resulta cada vez más claro es que la sociedad mexicana ya no puede evitar tratar el tema de las drogas, y el de mariguana en especial, lo queramos o no.
 
Y ello se refleja también en la política. Casi al mismo tiempo, en el congreso nacional el PRD, la segunda fuerza parlamentaria a nivel nacional, se acordó impulsar reformas a las actuales políticas de drogas. El senador Mario Delgado y el diputado federal Fernando Belaunzarán introdujeron la moción haciendo énfasis en la progresiva regulación de la mariguana en los Estados Unidos y en la inevitabilidad de la misma en el resto del mundo, misma que se adoptó como uno de sus resolutivos finales.
 
Al reconocer una oportunidad política en el tema, así como un debate que otros partidos simplemente no han querido afrontar, el PRD parece dispuesto, por fin, a avanzar antes que otros sobre la actual política de drogas, así como a buscar alternativas regulatorias para algunas de ellas, especialmente la mariguana Y si bien ese partido aún está por demostrar verdadera voluntad política tanto como definiciones concretas sobre su rumbo en la materia, lo cierto es que esta decisión parece romper, realmente, con la inercia silenciosa de un debate largamente pospuesto por nuestra clase política.
 
¿Qué sigue, pues, para la política de drogas en México en los próximos tiempos? El debate global sobre el fin de la “guerra a las drogas” también se ha intensificado en toda Latinoamérica, debido en buena medida a la intención reguladora de Uruguay sobre la mariguana y a los informes sobre el problema de las drogas de la OEA, que se suman  una creciente presión por la reforma de los tratados que conforman el sistema internacional de fiscalización de drogas. Asimismo, la Sesión Especial de Drogas de la Asamblea General de las Naciones Unidas que tendrá lugar en 2016 y que fue propuesta por México, junto con Guatemala y Colombia, tendrá forzosamente que abordar la tan largamente evitada palabra de “alternativas”. Y para ese entonces México deberá definirse y tener posturas claras al respecto.
 
Las cartas, pues, están sobre la mesa, abiertas para todos; y si se juegan bien, más pronto que tarde podremos hablar de políticas más cercanas al sentido común, al respeto a los derechos humanos y a la protección a la salud desde la evidencia y el pragmatismo, que a los buenos deseos y al dogmatismo que hasta ahora han predominado como el único credo políticamente correcto para referirse a un tema que, hasta hace no mucho tiempo, sólo era posible encontrar en el clóset de nuestra sociedad.
post

El cambio necesario al enfoque de salud

Doctora arrestadaEn días pasados, el expresidente Calderón declaró que “El problema en México ya no es de narcotráfico, sino de narcomenudeo”. Esta declaración la argumenta aduciendo que el crecimiento de la economía llevó al aumento en el consumo local de drogas, y con ella desliza la idea sobre la posibilidad de que su política represiva contra el tráfico de drogas haya tenido cierto éxito. Sin embargo, el ex presidente se equivoca, cuando menos por dos razones: 1. Porque el crecimiento económico no tiene un correlato directo con la demanda de drogas ilícitas. Por ejemplo, en la Ciudad de México -el principal polo nacional de inversión financiera- el consumo de drogas se ha mantenido relativamente estable durante más de una década, pasando de 1.4% de la población en 1998 a 1.7% en 2011, según datos oficiales. Además, el crecimiento del número de consumidores fue de 20% entre 2008 y 2011 –pasando de 1.5 a 1 .8-, crecimiento muy superior al económico, el cual tuvo un promedio de 3.5% anual para el mismo lapso. 2. Porque el problema de seguridad en México no es de menudeo o mayoreo sino de política de drogas erradas. Así, aunque el consumo de drogas ilícitas ha crecido en una proporción que ha sido catalogada como poco significativa por las autoridades en la materia, durante el sexenio anterior fueron detenidas más de 100 mil personas por posesión de drogas. El presupuesto de miles de millones, que debieron haberse invertido en políticas de reducción de la demanda, fueron desperdiciados en el intento de controlar la oferta. Ante el desastre de las políticas represivas, la respuesta oficial debe ir más allá de continuar la búsqueda de las causas del consumo y actuar en concordancia con la existencia de la práctica del consumo de drogas en parte de la población.

La propuesta es el cambio de enfoque: la salud pública debe desplazar al enfoque de seguridad; el cual no sólo ha sido inútil, sino obsoleto ante el desarrollo de nuevas drogas. Un ejemplo de la obsolescencia de la política de drogas lo pone el NBOM, sustancia vendida en los mercados locales como LSD. Esta sustancia es de alto riesgo pues ha causado problemas de salud y muertes en algunas ciudades europeas, y no se conocen sus efectos secundarios a mediano o largo plazo. Sin embargo, muchos jóvenes mexicanos suelen tomarla creyendo que es LSD, sin conocer los verdaderos riesgos de su consumo. Además, esta sustancia no es ilegal, por lo que los dealers de este “LSD pirata” ni siquiera cometen el delito de narcomenudeo, en todo estaría incurriendo en fraude o publicidad engañosa, pero no en comercio de drogas. En síntesis, los mercados de drogas no son problema de seguridad sino de salud pública.

post

Foro sobre drogas en la Asamblea ¿hacia dónde va la Ciudad de México?

Thousands Of Grave Markers Placed On National Mall To Commemorat

Este lunes comienza el Foro sobre Políticas Públicas en Materia de Drogas para la Ciudad de México que organiza la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

El foro, que contará con una nutrida y diversa participación de personalidades nacionales e internacionales, representa un paso en firme para analizar lo que funciona y no funciona, y para encontrar mejores enfoques en materia de drogas legales e ilegales en la Ciudad.

No esperamos que el Foro termine con grandes consensos, ya que todos los que combaten fervientemente cualquier regulación alternativa para las drogas parecen sordos a toda evidencia o argumento que no entre dentro de su espectro de convicciones.

Sin embargo, el Foro permitirá también dar voz pública a experiencias y propuestas que hasta la fecha habían sido subestimadas por nuestra sociedad, con lo que los legisladores que asistan podrán constatar, al menos, ideas novedosas, interpretaciones científicas contrastantes, y propuestas de políticas públicas que han demostrado ser más eficaces y prácticas que las tradicionales posiciones morales o la defensa a ultranza del status quo.

El tema de la marihuana está en boca de todos. No es difícil prever, sin embargo, la estrategia del inmovilismo: difundir que la regulación significa mayor disponibilidad (cuando es justo lo contrario), y resaltar los riesgos potenciales de la cannabis interpretando la ciencia con motivaciones políticas para intentar centrar el debate solamente en una visión parcial de la misma.

Por fortuna, habrá visiones muy autorizadas para contrastar puntos de vista en esta materia y para hacer ver, también, que más allá de los riesgos, lo cierto es que nuestro problema principal con respecto a la marihuana no son los riesgos de su consumo, sino la ausencia absoluta de una regulación para ella, algo que afecta a todos los habitantes de la Ciudad de México.

En materia de éstas últimas sustancias, legales, la Ciudad tiene mucho qué hacer, ya que entran directamente en su esfera de responsabilidad y competencias. Aun cuando se ha avanzado en términos de medidas concretas en los últimos años –la ley para el control del tabaco, el alcoholímetro- aún hay mucho que se puede desarrollar, y es necesario hacerlo.

En términos de la marihuana, por otra parte, el Foro llega en un momento perfecto después del anuncio del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de que no impedirá, bajo ciertas reglas, el desarrollo de las regulaciones para los usos médicos y no médicos de la marihuana en los estados de Washington y Colorado, ni en aquellos otros que decidan seguir este camino. Esta noticia, de gran importancia, puede significar el primer paso en la reclasificación internacional de la cannabis y deja sin ninguna autoridad moral, legítima, a los Estados Unidos para impedir que otros países o estados exploren sus propias alternativas en la materia. Por este lado, la Ciudad de México no tiene excusas para evitar o ignorar una tendencia mundial que crece de manera inexorable.

 

post

Foro Internacional sobre Drogas y Derechos Humanos

Drogas y DDHHComienza una semana clave para el reconocimiento de los derechos de los usuarios de drogas ilegales, para debate de la regulación de las drogas y en especial para el de la regulación de la marihuana en la Ciudad de México.

En el marco de nuestro convenio con la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), organizamos conjuntamente el Foro Internacional sobre Drogas y Derechos Humanos, que contará con mesas de debate sobre experiencias comparadas internacionales, salud, educación, seguridad, justicia y cultura, además de una conferencia magistral de Damon Barret, de Harm Reduction International especialista en ambos sistemas jurídicos internacionales.

El foro busca contestar preguntas largamente aplazadas no sólo por la sociedad, sino incluso por la propia comunidad de defensores de los derechos humanos. Entre ellas.

¿Son las drogas un motivo legítimo para violar los derechos humanos? ¿Tienen derechos humanos los usuarios de drogas? ¿Cómo podemos limitar de mejor manera el acceso de los menores de edad a las drogas?¿Qué papel juega la educación y las comunidades educativas frente a la presencia de las drogas entre la población estudiantil? ¿Existe discriminación laboral por uso de drogas en México? ¿Cuáles son los servicios de salud que se requieren para atender el problema del consumo de drogas en el país? ¿Son los usuarios de drogas una población vulnerable en cuanto a sus derechos humanos? ¿Qué papel juegan el estigma y la discriminación en cuanto al uso de drogas? ¿Cuál es la economía de las drogas? ¿Cuál es el papel y el impacto de las drogas entre las personas privadas de su libertad? ¿Necesita México de los tribunales especiales de drogas? ¿Contravienen los derechos de las personas los tratamientos condicionados? Y por último: ¿Qué es más importante respetar y hacer cumplir: las disposiciones internacionales de los derechos humanos o los del sistema internacional de control de drogas?

CuPIHD y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal invitan a todos los interesados en averiguar éstas, y otras respuestas, en el Foro Internacional sobre Drogas y Derechos Humanos, del 7 al 9 de agosto de 2013, en la CDHDF.

Más información e inscripciones en http://drogasdh.cdhdf.org.mx

¡Allí nos vemos!

post

Michoacán: el extremo de los daños colaterales

Michoacán

Hace apenas un par de décadas nadie lo hubiera pensado, pero la negativa de regular los mercados de mariguana ha generado enormes ganancias para aquellos grupos delictivos que luchan por mantener y/o aumentar los recursos económicos derivados del control de los centros de producción, las rutas del tráfico y los mercados de consumo.

Michoacán es hoy el ejemplo más grave. Sus condiciones geográficas no sólo han propiciado el cultivo ilegal de mariguana en parte de su territorio, sino también la importación ilegal de precursores químicos a través de sus costas. De hecho, el mercado negro de drogas químicas (especialmente las de tipo anfetamínico) representa ya mayores ganancias que el de la mariguana.

Para nadie es un secreto que los recursos que estos mercados generan han servido para armar a cientos de células criminales que, con base en su poder de fuego, han ido controlando y expandiendo –ellos sí- la producción, el tráfico y el mercado de las drogas.

Sin embargo, este mismo poder de fuego también ha servido para controlar otras actividades ilícitas y, ya pasados al extremo, lesionar directamente a la sociedad a través de extorsiones, cobros de piso, secuestros, violaciones y asesinatos, así como para derrocar al Estado –a través de controlar decenas de cuerpos de seguridad pública y los recursos de diversas dependencia municipales y locales-.

En otras palabras, las décadas de las mismas políticas antidrogas, basadas casi exclusivamente en el control policiaco de la oferta, han tenido como consecuencia colateral extrema la pérdida total de control estatal de buena parte de Michoacán, ahora en manos de grupos criminales, beneficiados económicamente de los mercados que el Estado se ha negado a regular, simplemente volteando hacia otra parte.

Por ello, es tiempo de pasar de la discusión sobre sí la mariguana es terapéutica o dañina para la salud pública o personal. Los daños colaterales que ha propiciado su prohibición sobrepasan los daños que su consumo pudiese tener.

Michoacán es el ejemplo extremo de los daños colaterales que, por cierto, han sido reconocidos en el Reporte Mundial de Drogas de 2009  por la misma Oficina para las Drogas y el Delito de las Naciones Unidas (UNODC).

“El argumento más sólido contra el actual sistema internacional de control de drogas no estriba en el costo económico de su instrumentación, ni siquiera en su efectividad para reducir la disponibilidad de drogas. Estriba en la violencia y la corrupción asociada a los mercados ilegales. El problema principal del sistema de control no se encuentra en las limitaciones de los esfuerzos encaminados a suprimir el uso de drogas, una aspiración similar a las de eliminar la guerra o la pobreza. El problema se encuentra en que, al perseguir estas metas, el sistema ha enriquecido a criminales que asesinan y corrompen en los países productores, así como en aquellos que sirven de tránsito de las drogas hacia los países consumidores.”