Skip to Content

tag

Tag Archives: Drug policy

post

Elecciones y drogas en México

Elecciones y drogasSe acercan las elecciones. El 7 de junio* se votará para elegir 2,159 cargos populares, entre gobernadores, alcaldes, regidores y diputados. Es momento de preguntar a los candidatos, cuáles son sus propuestas y sus posturas en políticas de drogas, un tema tan importante, coyuntural y que ha lacerado tanto a la sociedad mexicana durante ya varios años.

En el último año algunos políticos mexicanos han hecho propuestas de despenalización y regulación de la cannabis en la Ciudad de México, mediante dos iniciativas de ley que fueron presentadas pero no aprobadas en el congreso local y federal. Otra más en Guadalajara donde se llevó a cabo una consulta ciudadana. Dentro de las propuestas se incluía elevar la dosis legal permitida de 5 a 30 gramos, la opción de incluir la cannabis medicinal, y evitar el delito de prescripción médica. Aunque las iniciativas prácticamente fueron archivadas, el debate fue nutrido. Y a pesar de que el PRD anunciaba que iba con todo por la regulación, la falta de consenso entre sus corrientes envió a la congeladora su propia iniciativa .

Fue notoria la estigmatización y la negativa representación social hacia el uso de drogas, pues en un afán por promover la “transparencia”, el PAN pretendió violar los derechos políticos de sus aspirantes, presionándolos para “subirse al carro del antidoping”. Un diputado manifestó , de manera acertada, que resultaba un acto discriminatorio y solicitó un pronunciamiento de la COPRED.

Cabe recordar lo que recientemente sucedió en el Reino Unido, en donde el pasado 7 de mayo se realizaron elecciones. Las políticas de drogas, particularmente en lo relacionado a la regulación legal de la cannabis, fueron centrales durante el proceso de las campañas en el país europeo, uno de los que más usuarios tiene en el mundo en términos porcentuales. Los líderes de los dos principales partidos políticos se manifestaron por mantener la prohibición de la planta. Una parte del electorado votó por partidos alternativos que plantearon propuestas en temas polémicos como éste; incluso se formó un nuevo partido, compuesto por 32 candidatos, que tiene como propuesta principal la regulación de la planta.

En nuestro país no existe un uso de drogas ilegales tan extendido como en el Reino Unido. Sin embargo los mercados criminales que abastecen desde México la demanda de Estados Unidos y también la local, han dejado facturas de alto costo social.

Vale entonces preguntar a quien aspira a un cargo público en nuestro país: ¿Qué propuestas tiene usted en materia de políticas de drogas?


 

¿Conoces propuestas de campaña sobre políticas de drogas? Si el o la candidata fueras tú, ¿qué propondrías?


 

* El domingo 19 de julio en Chiapas

post

Narcomenudeo en las Américas

drug markets

Pareciera que las perspectivas sobre las políticas de drogas en el mundo están cambiando. Algunos países de las Américas se encuentran ahora ante una realidad antes poco reconocida: el crecimiento de los mercados locales de drogas en toda la región.

Y después de décadas de políticas dirigidas casi exclusivamente a interceptar grandes cantidades de drogas con dirección hacia el norte, las autoridades nacionales se cuestionan ahora, también, cómo enfrentar los mercados propios.

La semana anterior tuvo lugar el 55 período ordinario de sesiones de la Comisión Interamericana Contra el Abuso de Drogas (CICAD) organismo especializado en drogas de la OEA. Varios fueron los temas tratados.

Las delegaciones nacionales analizaron el tráfico en pequeñas cantidades, lo que en México se conoce como narcomenudeo; nuestro mercado interno.

El Viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios de Colombia –país que ocupa la presidencia de la CICAD-, Fernando Ruiz Gómez, señaló que: “La primera conclusión que resulta de las deliberaciones consiste en la necesidad de generación de conocimiento sobre el tráfico de drogas en pequeñas cantidades, lo cual no ha sido estudiado de manera suficiente, como fenómeno particular, complejo y multi-causal, que afecta a todos los países del hemisferio”.

La autoridad colombiana sostuvo que la experiencia ha demostrado la imposibilidad de contener el mercado de pequeñas cantidades mediante el mero combate a la oferta, y resaltó la importancia de actuar hacia la reducción del daño que el microtráfico genera en nuestras sociedades.

Y es que, al igual que en México, los mercados de drogas de América Latina no sólo han crecido y permanecen a pesar de las políticas de control de la oferta, sino que son cada vez más diversos y lucrativos.

A los ya tradicionales mercados de mariguana y cocaínas – y de heroína en ciertos países-, se han sumado los de estimulantes de tipo anfetamínico, drogas psicodélicas y de diseño e incluso de drogas médicas de comercio restringido, además de los disolventes inhalables.

Los debates sostenidos en la CICAD señalaron que los grupos dedicados al tráfico internacional de drogas han fortalecido su influencia en los mercados locales, y que a su vez éstos controlan parte importante de los distribuidores al menudeo en distintas ciudades del hemisferio.

Pero esos mismos debates revelaron que ni autoridades nacionales ni locales han logrado contener el crecimiento de un fenómeno delictivo que se adapta con facilidad a las políticas de control de la oferta, y lo mismo florecen grupos que distribuyen drogas en zonas abiertamente marginadas de las ciudades, que distribuidores móviles que entregan a domicilio o en determinados espacios de consumo.

Las sesiones de la CICAD también incluyeron debates sobre los desafíos y los posibles impactos de la regulación del cannabis en el Continente, con enfoque especial en los casos de Colorado y Uruguay. Es importante tomar nota de tales experiencias, dado que aportan a la discusión elementos importantes para la reflexión sobre prácticas impositivas, generación de empleos y de actividad económica. Incluso se habló de las dificultades que presenta el cultivo doméstico para controlar la calidad que requiere el uso terapéutico.

Finalmente, otro tema importante en la CICAD fue el de las cortes de drogas o tribunales de tratamientos de adicciones, que son presentados como una alternativa para descongestionar cárceles, evitar el delito y disminuir el consumo de drogas en la sociedad, pero cuya instrumentación también ha generado numerosas suspicacias y desconfianza entre la sociedad civil de la región.

La CICAD ha sido tradicionalmente un espacio dominado por políticas muy conservadoras hacia las drogas, especialmente las de los Estados Unidos. Ahora, sin embargo, la omnipresencia de éstas en todo el Continente, obliga a los países a replantear estrategias y prioridades.

En relación al narcomenudeo, por lo pronto, las conclusiones parecieron claras:

Contener los mercados locales y la disponibilidad de drogas no ha sido posible, ni es realista.

Es necesario, entonces, crear o redirigir políticas para contener los impactos más negativos de los mercados locales: la violencia, y el abuso en el consumo. No se trata ya de combatir la existencia del mercado mismo, sino de enfocar esfuerzos en sus efectos más negativos, tanto en las personas como en sus comunidades.

Una idea mucho más razonable, pero a la que aún le falta comprensión y decisión política.

 

 

post

Las posiciones fáciles

exitHace apenas unos días, durante su participación en la reunión de la Alianza del Pacífico, el Presidente de la República reiteró que, al igual que su homologo previo, está abierto al debate de la legalización de algunas drogas, pero no a favor de ella.

En la ocasión, el jefe del Ejecutivo Federal mencionó que “ésta puede ser una posición o una forma fácil, quizá y hasta falsa eventualmente de combatir con mayor eficacia al crimen que esta muy vinculado al narcotráfico y a la venta de drogas”. También afirmó que el crimen organizado había diversificado sus actividades, por lo que la “legalización no evitaría el crecimiento de éstos, pudiendo incluso intensificar otros delitos”.

Pero en honor a la verdad la “forma fácil”, al menos para escurrir el bulto, es la de él mismo: parece olvidar que el crimen vinculado al narcotráfico se deriva de las políticas de prohibición de las drogas que propician rutas y mercados negros que son disputados intensamente ante la debilidad de las instituciones del Estado, y la impunidad que esta propicia.

En este sentido, la regulación del mercado de la mariguana si podría tener impactos positivos, pero no solo contra el crimen organizado, al cual se le restaría un tercio de sus ingresos por drogas (cuando menos en la Ciudad de México), sino también en favor de la sociedad, ya que se contendría el contacto entre gran parte de los usuarios y los vendedores de drogas más peligrosas, como son el crack y la anfetaminas.

El Presidente se equivoca también cuando señala que la legalización es una posición fácil en el combate a la delincuencia organizada, en tanto que se trata de una alternativa que apuesta por centrarse en la educación y salud de los usuarios de drogas y en el combate al tráfico de las que tienen mayor potencial adictivo. Para el Presidente, al parecer, es mejor combatir frontalmente a un mercado heterógeneo y variado en drogas, combinado con una supuesta oferta de tratamiento para usuarios, que en su mayoría no lo requiere: como lo acepta la misma ONU sólo entre 10 y 20% de los usuarios de drogas llegan a ser dependientes de ellas.

En otras palabras, mientras se continúe simplemente reformulando las políticas de la prohibición, no tendremos sino los mismos resultados: violencia, violaciones de derechos humanos, corrupción y un Estado débil ante el crimen.

post

La OEA y el debate de las políticas de drogas

oeaEn la primera semana de junio se realizará la XLIII Asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA), como nunca antes los países miembros discutirán sobre los resultados de las políticas de drogas aplicadas en la región y la necesidad de redirigir los esfuerzos hacia objetivos concretos y alcanzables, más allá de la utopía de un mundo libre de drogas.

Por lo pronto, y como resultado del X Foro hemisférico con la sociedad civil y actores sociales –organizado por la OEA, organizaciones sociales de la región han presentado sus recomendaciones agrupándolas en tres áreas: desafíos a la salud pública y el desarrollo de una política integral de lucha contra las drogas en las Américas; desafíos a la seguridad pública; y desafíos a la democracia y el acceso a la justicia.

Entre las recomendaciones sobre salud pública destacan: separar el uso de drogas del campo penal y de la seguridad; formalizar mecanismos de participación social en el diseño de políticas y programas de prevención, atención, tratamiento y programas de reducción de los riesgos y daños; priorizar los tratamientos ambulatorios y los distintos dispositivos alternativos a la internación; así como facilitar el acceso irrestricto a la atención de la salud de las personas privadas de libertad con consumo problemático de drogas.

En relación a la seguridad pública, y en reconocimiento a que la aplicación de las políticas actuales ha exacerbado la violencia, debilitado el estado de derecho, y vulnerado los derechos humanos y las instituciones democráticas, el grupo realizó, entre otras, las siguientes recomendaciones: fortalecer el intercambio de información entre Estados que tienen fronteras comunes para detectar los tráficos ilícitos y disminuir la vulnerabilidad, así como reconocer que los problemas propios y derivados de la producción, tráfico y comercialización de drogas pertenecen al ámbito de la seguridad ciudadana y no al de la defensa nacional.

Por último, en el campo de la democracia y el acceso a la justicia, el grupo recomendó que los gobiernos aseguren la proporcionalidad justa de las penas distinguiendo entre narcotráfico y otros tipos de delitos; el establecimiento y ampliación de las alternativas al encarcelamiento para aquellos acusados por delitos de drogas menores no violentos, excluyendo las alternativas de cortes de drogas; y, regular el mercado de cannabis y despenalizar el cultivo para el consumo.

Ahora, está en manos de los jefes de Estado considerar las propuestas hechas por las organizaciones sociales de la región y redirigir los esfuerzos hacia objetivos acordes a la realidad de nuestras sociedades. Esperemos que se encuentren a la altura.

post

IV Conferencia Latinoamericana sobre Políticas de Drogas

Organizada por Intercambios Asociación Civil y ATS Corporación Acción Técnica Social, esta semana  se llevará a cabo en Bogotá, Colombia, la IV Conferencia Latinoamericana sobre Políticas de Drogas.
Durante los días 5 y 6 de diciembre, la Conferencia abordará páneles relativos a Drogas y desarrollo socio-económico, Drogas y salud pública, Políticas de drogas en los escenarios locales, Drogas, violencia y seguridad, Drogas e inclusión social, así como mesas redondas dedicadas a Drogas y Derechos Humanos y Marcos legales y regulatorios al problema de las drogas.
La reunión reviste importancia, ya que congrega academia, sociedad civil y autoridades de toda Latinoamérica en torno al tema de las drogas, y busca  posibles alternativas para la región, un tema de la mayor actualidad para todo el mundo, pero en el cual América Latina parece llevar la delantera.
CuPIHD, reportando desde Bogotá los días 5 y 6 próximos, invita a todos ustedes a seguir los trabajos de esta conferencia, en un momento crítico para la política de drogas en México. Muy probablemente, ahí podremos conocer algunas pistas de lo que podría estar sucediendo, en un futuro cercano, en nuestro propio país.