Skip to Content

tag

Tag Archives: Encuesta Nacional de Adicciones

post

De drogadictos a usuarios: la aplicación de la nueva Ley contra el narcomenudeo en el DF

Narcomenudeo

En meses recientes, a raíz de la puesta en marcha de la Ley contra el narcomenudeo, hemos observado la nueva actuación de la Procuraduría General Justicia del DF en materia de drogas ilegales.

A partir de entonces –agosto de 2012, la PJGDF ha alcanzado un promedio mensual de detenciones de 62 presuntos culpables por delitos de narcomenudeo. Este número puede parecer bajo, especialmente en comparación con los promedios de detenciones por narcomenudeo realizadas en años previos, 720 en 2009 y 898 en 2010, año en que las detenciones tocaron cima; sin embargo, ¿qué significa esta cantidad de detenciones para el mercado negro de drogas ilegales de la Ciudad de México?

Si consideramos que el mercado de la Ciudad de México tiene una población de clientes usuarios cercana a 85,000 personas, (ENA 2011) y que un dealer puede tener un promedio de 50 clientes, estaríamos hablando de que el mercado se estaría saturando con la actuación de 1700 dealers, lo cual significaría en su primer año de operaciones en materia de drogas la PGJDF atraparía a poco más de una tercera parte de los dealers necesarios para cubrir el mercado. Un número nada despreciable.

Por otra parte, aunque la detención de una tercera parte de dealers necesarios parece significativa, no lo es tanto desde otro punto de vista: estos son fácilmente remplazados por nuevos dealers que ya están esperando su oportunidad. Además, la cantidad detenidos no hace –ni hará- mella en el mercado, debido a que, según datos de la Encuesta de Usuarios de Drogas Ilegales de la Ciudad de México, 48% de los usuarios conoce entre 2 y 5 puntos de venta para surtirse de las drogas de uso y 34% conoce entre 6 y 10 puntos de venta, por lo que en caso de que atrapen a uno o dos de los dealers a quienes compra, siempre tendrá acceso a otros que cubran su demanda.

En otras palabras las detenciones de narcomenudistas seguirán sin hacer efecto en la demanda de drogas ilícitas, especialmente en un mercado de la mariguana de la Ciudad de México, el cual abarca al 90 por ciento de los clientes del mercado negro.

Sin embargo, una ventaja de la aplicación de la nueva ley, es que al ser menos las detenciones son menores las probabilidades de que se detengan usuarios, por confusión o corrupción, y que sean presentados como presuntos narcomenudistas, lo cual es positivo en términos de los derechos humanos. Y esta situación marca de facto una diferencia en la aplicación formal de la Ley, una nueva aplicación que parece encaminarse al reconocimiento de los derechos del usuario. ¿Será esta la voluntad política de la Ciudad de México?

post

Al César lo que es del César

papi le da de fumar“Violencia”, “adicción”, “guerra”, son los términos mediáticos más socorridos para describir nuestra relación con las drogas ilegales, pero lo cierto es que en materia de abuso y dependencia de substancias, México tiene mucho más que hacer frente al alcohol y al tabaco que frente al resto de todas las sustancias ilegales.

Desviar la atención hacia la parte ilegal de la cadena epidemiológica ha resultado en obviar, también, la importancia de la edad de inicio y el acceso ilegal de dichas sustancias legales por parte de los menores de edad.

En efecto. Mientras la sociedad quiere culpar a las drogas ilegales de todos nuestros males, el discurso no parece reparar en que la mayoría de ocasiones que un menor de edad fumó tabaco o bebió alcohol, éstos fueron provistos por un adulto. Algo que, visto desde la óptica de nuestras leyes, constituye un delito claramente tipificado. La ENA 2011 y la Primera Encuesta de usuarios de Drogas Ilegales de CuPIHD coinciden en reconocer que antes del consumo de marihuana se encuentra casi siempre el de alcohol y tabaco.

Pero esta misma confusión política entre drogas legales e ilegales sucede también en el reporte público de una gran cantidad de eventos violentos y accidentes, tanto de tránsito como del ámbito laboral. Recientemente, por ejemplo, el Secretario del Trabajo hizo patente la preocupación de las autoridades por creciente papel que juegan las adicciones en el mundo laboral, especialmente en términos de ausentismo, accidentes y/o incapacidad entre los trabajadores.

Lo que el secretario no mencionó, o no distinguió con claridad es a qué drogas se estaba refiriendo, ya que es el alcohol, en amplio margen, el gran responsable de tales problemas.

Por ello, decir que la marihuana es la puerta de entrada a otras drogas es una forma tramposa de ocultar una falla aún más grave de nuestra política hacia ellas: la tolerancia cultural, y un doble rasero en cuanto a qué atender primero desde la óptica de la salud.

Pero los presupuestos militares y de seguridad, así como los grandes intereses de las industrial del tabaco y el alcohol difícilmente permitirán que nuestra política oficial se vuelva más honesta y efectiva: es más fácil -y políticamente más rentable- culpar al crimen organizado, que a una sociedad empeñada en evadir cualquier autocrítica, y en por supuesto, rehusarse a asumir su propia responsabilidad en el asunto.

post

La Encuesta nacional de adicciones 2011

A continuación, ofrecemos a ustedes algunas consideraciones, que, desde nuestro punto de vista, son importantes para entender, más allá de os reportes mediáticos o consideraciones políticas, la nueva Encuesta Nacional de Adicciones 2011 (ENA2011).

En resumen. la recién publicada ENA 2011, deja ver que la prevalencia de uso de drogas ilegales en el país continua creciendo, aunque de manera moderada durante el trienio 2008-2011 ya que la prevalencia de consumo en el último año pasó de 1.4 a 1.5 entre la población de 12 a 65 años.

Este aumento se sostiene, por una parte, debido al aumento de la prevalencia de consumo entre hombres –de 2.2 a 2.6-, pues la de mujeres disminuyó –de 0.5 a 0.4-.

Por otra parte, aunque continúan siendo menores de edad quienes experimentan con drogas, son los adultos jóvenes (de 18 a 34 años) los que empujan el crecimiento del consumo, en tanto la prevalencia en adultos (de 35 a 65) decrece de forma considerable. Que las drogas se usen en mayor proporción por adultos revela la urgente necesidad de aplicar programas de reducción de daños que informen de manera eficiente sobre todas las implicaciones del consumo a quienes lo presentan con más regularidad.

En cuanto a las drogas consumidas, destaca que las prevalencias de uso de las principales drogas ilegales continúan creciendo; a saber: mariguana creció 20% -de 1.0 a 1.2-, cocaína –de 0.4 a 0.5- y estimulantes tipo anfetamínico –de 0.1 a 0.2-. El salto más importante se observa en la prevalencia de uso de mariguana entre hombres, que pasó de 1.7 a 2.2 en tres años.

Otro elemento a notar es que en la zona occidental (Zacatecas, Aguascalientes, Jalisco, Colima y Nayarit) el consumo de drogas ilegales creció 65% -de 0.9 a 1.5-.

En las zonas Noroccidental y Nororiental, donde se encuentran los principales pasos de drogas hacia Estados Unidos y actúan los grupos delictivos con mayor fuerza, también continúa creciendo el consumo de drogas ilegales; en la primera de ellas a prevalencia creció 12% -de 2.5 a 2.8- y en la segunda 33% -de 1.8 a 2.4-.

Esto es importante, porque el mantenimiento del nivel de consumo en el resto del país sugiere estabilidad en el mercado  de drogas ilegales, y cierta madurez respecto a la transición observada en los primeros años del siglo.