Skip to Content

tag

Tag Archives: EUDI

post

Drogas DF: los mercados de drogas ilícitas de la Ciudad de México. Cuadernos CUPIHD 6

Drogas DF, Cuaderno 6 de CuPIHD, tiene la intención de presentar un análisis estadístico y cualitativo, informativo y de calidad, sobre las dinámicas y características de los mercados de drogas ilegales y de sus usuarios en nuestro país, particularmente en el Distrito Federal.

Drogas DF describe el tamaño y las características del mercado de drogas en la Ciudad de México, así como la percepción y las relaciones de los usuarios de tales sustancias con su entorno legal, económico, institucional y social.

Adicionalmente, esta investigación de Carlos Zamudio señala las características más importantes que deben ser tomadas en cuenta para comprender y enfrentar el fenómeno de las drogas en nuestra sociedad de forma más efectiva, con un énfasis muy especial en la capital del país, en la que se concentran muchas de las dinámicas que también se observan en otras partes México.

Descarga aquí Drogas DF

Drogas DFDRUGS DF

post

Antropología y Drogas: 3er Congreso Nacional

xochipilliEl día de hoy comienzan los trabajos de nuestro 3er Congreso Nacional “Historia y práctica de las Drogas: después de la Prohibición” en la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

En esta edición CuPIHD pretende, como en otros años, aportar una visión que profundice en las relaciones de nuestra sociedad con las drogas, más allá de los enfoques policiacos o económicos tradicionales. Para ello, como en años pasados, intentamos presentar un programa que difunda las distintas visiones que la antropología ha elaborado sobre ellas, así como los retos de sus distintas disciplinas frente a nuestra realidad actual.

En esta edición del Congreso tendremos tres conferencias magistrales: una sobre usos tradicionales de las plantas psicoactivas, otra nuestra Encuesta sobre Usuarios de Drogas Ilegales en la Ciudad de México, y una más sobre ebriedad y prohibición: los saldos de la guerra, impartidas por Beatriz Labate, Carlos Zamudio y Juan Cajas, respectivamente.

Espolea imparte dos talleres: el primero sobre “el universo de las drogas” y otro sobre reducción de riegos y daños; Karina Malpica conducirá uno llamado “Ritual sistémico de sanación” y Cristóbal Dañobeitia, de la Universidad Alberto Hurtado de Chile, tratará uno más sobre experiencias perceptivas, evolución social y de la conciencia.

Contaremos también con mesas de trabajo sobre arqueología y etnohistoria de las drogas; sobre actores del movimiento cannábico; sobre drogas no amables: metanfetaminas, inahalables y crack; sobre jóvenes en la red: comunidades urbanas que usan drogas, y finalmente, una más sobre México ante la legalización de la cannabis en los Estados Unidos de Norteamérica.

Habrá presentaciones de libros y revistas, mesas informativas, concurso de fotografía y conciertos. Invitamos a todos los interesados a consultar horarios y programa de trabajo escribiendo a congresodrogasenah@gmail.com. La entrada es libre y gratuita. Habrá también diplomas de asistencia con valor curricular para aquellos inscritos y que participen en los tres días de trabajos.

¡Esperamos sinceramente que nuestro Congreso sea interesante para todos ustedes!

post

Las prioridades en el combate al narcomenudeo en el Distrito Federal

Balanza

A partir de este día, 25 de febrero de 2013, la SSPDF tendrá una policía especializada para combatir el narcomenudeo en la Ciudad de México. Esta policía consistirá de unos 200 elementos capacitados para perseguir y detener a presuntos narcomenudistas.

Tal capacitación es, sin duda,  necesaria en una corporación que hasta hace poco detenía un promedio anual de 8, 842 presuntos narcomenudistas (según números de la propia SSPDF) cantidad inverosímil en un mercado no mayor a 85 mil usuarios, según la ENA 2011.

Con  un grupo especializado en su combate, sin embargo, no vemos posibilidades reales de poder erradicar la oferta de drogas. Especialmente cuando observamos que las modalidades de venta empiezan a desplazarse, desde un mercado con hegemonía de puntos de venta fijos -casas o locales comerciales-, a uno donde se mezclan cada vez más puntos de venta móviles o semifijos como locales de películas, lugares de esparcimiento y espacios públicos.

Esto es así por que estas últimas modalidades de venta tienen como objetivo el poder evitar la aplicación en su contra de la ley de extinción de dominio. La delincuencia organizada se está adecuando, así, a los métodos que evitan las sanciones más altas en las nuevas leyes.

Además, debe considerarse que, según la EUDI, el 48% de los usuarios de drogas de la Ciudad de México conoce de 2 a 5 puntos de venta y 34% conoce de 6 a 10, por lo que la detención de alguno de sus proveedores no limita de forma importante su acceso a las drogas.

Por ello, insistimos en que una manera complementaria o alternativa a la del combate a la oferta, sería la de integrar el acceso seguro a los usuarios adultos de mariguana. Esto es, el Estado debería permitir y regular el acceso seguro a éstos usuarios ya que en el caso de la Ciudad de México, 92 de cada 100 usuarios de drogas ilícitas usan esta droga. De este modo se inhibiría, por la vía no violenta, a los grupos delictivos dedicados al narcomenudeo, al restarles una parte importante de la clientela que demanda drogas.

En este sentido, son los clubes sociales del cannabis una forma alternativa de regular el mariguana y representan una manera de ofrecer un acceso regulado a la población que la consume, tal como ya se hace en el País Vasco, en Cataluña, y ahora en el estado de Washington. Con los clubes sociales, no se rompen las leyes internacionales en tanto la mariguana no llega al mercado negro, sino que se distribuye exclusivamente entre socios. Una distribución sin fines de lucro entre adultos, que además podrían acceder a servicios de apoyo sin riesgos de ser criminalizados.

Por otra parte, con los clubes brindan un acceso seguro a los usuarios, lo que inhibiría su contacto con el mundo delictivo y les otorgaría un espacio seguro dónde fumar, con lo que se disminuiría el consumo en vía pública. A su vez, disminuiría el número de detenciones de usuarios que suelen ser presentados por posesión de drogas y que son tratados como presuntos narcomenudistas por las autoridades.

Como nunca antes, el gobierno local tiene la posibilidad de ejercer una política autónoma en materia de drogas. Las ventajas de ello se verían inmediatamente reflejadas en favor de los derechos de los ciudadanos que usan drogas, de modo tal que se proteja a toda la población, ya no que se centren en perseguir a las personas que usan drogas. Una política que nunca ha dado resultados: ni en materia de salud, ni de seguridad públicas.

post

De drogadictos a usuarios: la aplicación de la nueva Ley contra el narcomenudeo en el DF

Narcomenudeo

En meses recientes, a raíz de la puesta en marcha de la Ley contra el narcomenudeo, hemos observado la nueva actuación de la Procuraduría General Justicia del DF en materia de drogas ilegales.

A partir de entonces –agosto de 2012, la PJGDF ha alcanzado un promedio mensual de detenciones de 62 presuntos culpables por delitos de narcomenudeo. Este número puede parecer bajo, especialmente en comparación con los promedios de detenciones por narcomenudeo realizadas en años previos, 720 en 2009 y 898 en 2010, año en que las detenciones tocaron cima; sin embargo, ¿qué significa esta cantidad de detenciones para el mercado negro de drogas ilegales de la Ciudad de México?

Si consideramos que el mercado de la Ciudad de México tiene una población de clientes usuarios cercana a 85,000 personas, (ENA 2011) y que un dealer puede tener un promedio de 50 clientes, estaríamos hablando de que el mercado se estaría saturando con la actuación de 1700 dealers, lo cual significaría en su primer año de operaciones en materia de drogas la PGJDF atraparía a poco más de una tercera parte de los dealers necesarios para cubrir el mercado. Un número nada despreciable.

Por otra parte, aunque la detención de una tercera parte de dealers necesarios parece significativa, no lo es tanto desde otro punto de vista: estos son fácilmente remplazados por nuevos dealers que ya están esperando su oportunidad. Además, la cantidad detenidos no hace –ni hará- mella en el mercado, debido a que, según datos de la Encuesta de Usuarios de Drogas Ilegales de la Ciudad de México, 48% de los usuarios conoce entre 2 y 5 puntos de venta para surtirse de las drogas de uso y 34% conoce entre 6 y 10 puntos de venta, por lo que en caso de que atrapen a uno o dos de los dealers a quienes compra, siempre tendrá acceso a otros que cubran su demanda.

En otras palabras las detenciones de narcomenudistas seguirán sin hacer efecto en la demanda de drogas ilícitas, especialmente en un mercado de la mariguana de la Ciudad de México, el cual abarca al 90 por ciento de los clientes del mercado negro.

Sin embargo, una ventaja de la aplicación de la nueva ley, es que al ser menos las detenciones son menores las probabilidades de que se detengan usuarios, por confusión o corrupción, y que sean presentados como presuntos narcomenudistas, lo cual es positivo en términos de los derechos humanos. Y esta situación marca de facto una diferencia en la aplicación formal de la Ley, una nueva aplicación que parece encaminarse al reconocimiento de los derechos del usuario. ¿Será esta la voluntad política de la Ciudad de México?

post

Al César lo que es del César

papi le da de fumar“Violencia”, “adicción”, “guerra”, son los términos mediáticos más socorridos para describir nuestra relación con las drogas ilegales, pero lo cierto es que en materia de abuso y dependencia de substancias, México tiene mucho más que hacer frente al alcohol y al tabaco que frente al resto de todas las sustancias ilegales.

Desviar la atención hacia la parte ilegal de la cadena epidemiológica ha resultado en obviar, también, la importancia de la edad de inicio y el acceso ilegal de dichas sustancias legales por parte de los menores de edad.

En efecto. Mientras la sociedad quiere culpar a las drogas ilegales de todos nuestros males, el discurso no parece reparar en que la mayoría de ocasiones que un menor de edad fumó tabaco o bebió alcohol, éstos fueron provistos por un adulto. Algo que, visto desde la óptica de nuestras leyes, constituye un delito claramente tipificado. La ENA 2011 y la Primera Encuesta de usuarios de Drogas Ilegales de CuPIHD coinciden en reconocer que antes del consumo de marihuana se encuentra casi siempre el de alcohol y tabaco.

Pero esta misma confusión política entre drogas legales e ilegales sucede también en el reporte público de una gran cantidad de eventos violentos y accidentes, tanto de tránsito como del ámbito laboral. Recientemente, por ejemplo, el Secretario del Trabajo hizo patente la preocupación de las autoridades por creciente papel que juegan las adicciones en el mundo laboral, especialmente en términos de ausentismo, accidentes y/o incapacidad entre los trabajadores.

Lo que el secretario no mencionó, o no distinguió con claridad es a qué drogas se estaba refiriendo, ya que es el alcohol, en amplio margen, el gran responsable de tales problemas.

Por ello, decir que la marihuana es la puerta de entrada a otras drogas es una forma tramposa de ocultar una falla aún más grave de nuestra política hacia ellas: la tolerancia cultural, y un doble rasero en cuanto a qué atender primero desde la óptica de la salud.

Pero los presupuestos militares y de seguridad, así como los grandes intereses de las industrial del tabaco y el alcohol difícilmente permitirán que nuestra política oficial se vuelva más honesta y efectiva: es más fácil -y políticamente más rentable- culpar al crimen organizado, que a una sociedad empeñada en evadir cualquier autocrítica, y en por supuesto, rehusarse a asumir su propia responsabilidad en el asunto.

post

Our survey in english

Screen shot 2012-12-12 at 9.31.53 AMWould you believe that people who use drugs are, on average, more educated than the average citizen? Or that less than 10 percent are unemployed?

Many policymakers conflate people who use drugs with “addicts”. The fact, however, is that these broad-stroke generalities fail to see the complexity of drug consumption, which can range from problematic to experimental (with so much in between).

The survey made from CuPIHD consisted of 350 questions and was carried out in February and March 2011. The sample size was 429 people with 310 males and 119 women and with an average age of 28.7.

At the very least, considering almost all of those surveyed had some sort of work or daily activity (91.6%), it should be recommended that society do a better job of integrating people who use drugs in the formation of public policies that affect them, and not treat them only as criminals or ill people.

(Text from Open Society Foundations)

Read our executive summary of our First Survey of Illegal Drug Users

 

post

El uso de drogas como estilo de vida.

El uso de drogas como estilo de vida.Hace unos días se presentó la Primera Encuesta de Usuarios de Drogas Ilegales de la Ciudad de México en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Además de los resultados de la encuesta, destacó la presencia de importantes líderes de distintos sectores de la sociedad.

Entre ellos, Luis González -Ombudsman capitalino, quien señaló que eluso de drogas puede ser visto también como un estilo de vida, y que los consumidores deben exigir y acceder a información sobre riesgos, así como del impacto de sus hábitos en las otras personas; con lo que invitó a reflexionar sobre los derechos de los usuarios de drogas en la Ciudad de México.

Antonio Mazzitelli -Representante de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), fue contundente al señalar que la ONU condena el tratamiento obligatorio; lo cual, sin embargo, es indicado por la ley general de salud del país: tratamiento obligatorio a partir de la tercera ocasión que un farmacodependiente sea detenido (Art. 478). Sin duda, una interrogante en el campo de los derechos humanos.

Javier Mancera, miembro del Consejo Directivo de México Unido Contra la Delincuencia, por su lado, manifestó que las autoridades no deberían criminalizar a jóvenes usuarios, a quienes les suele faltar información, y convocó a las autoridades a concentrarse en delitos de tipo predatorio que afectan directamente a las personas y no en aquellos de mercado, “crímenes” consentidos por sus supuestas víctimas.

En términos generales, los comentarios reflejaron la variedad de acciones discriminatorias que afectan a los usuarios de drogas y que son percibidas desde distintos sectores sociales. Las encuestas y la evidencia, así como el reconocimiento de la discriminación de los usuarios, son pasos necesarios en el desarrollo de programas y políticas que, basadas en los derechos humanos, disminuyan la vulnerabilidad en que se encuentran inmersos los usuarios de drogas ilegales.

Solo así se podrán conocer mejor y, con ello, afrontar adecuadamente los problemas en salud pública derivados del uso de drogas: tal como se hace con las enfermedades que derivan de estilos de vida en que, por una u otra razón existan abusos, sean de alcohol, azúcares y/o, comida chatarra.

post

Notas sobre la presentación de la EUDI en la CDHDF.

CDHDF

Entrevista al presidente de la CDHDF

 

Periódicos

Diario de México

El Sol de Mexico

El Universal

La Crónica de Hoy

Ovaciones

La Razón

Radiofórmula

La Jornada

Impacto

Proceso

 

Radio

Formato 21

 

Televisión

Televisa

Hechos