Skip to Content

tag

Tag Archives: OEA

post

Los diálogos de la OEA

GuatemalaDurante la semana pasada tuvo lugar la XLIII Asamblea de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo lema y tema principal de los diálogos oficiales fue: “Por una política integral frente al problema mundial de las drogas en las Américas”.

Durante la Asamblea, los representantes de los distintos Estados expresaron sus posiciones respecto al tema principal a debate. Como era de esperarse, las diferencias surgieron desde mismo inicio, evidenciando que  que los diferentes países que se vinculan de manera distinta con las drogas y sus problemáticas.

Así, hubo países que defendieron la política actual de drogas señalando los éxitos de su implementación, tales como Venezuela y Nicaragua; y países que presentaron argumentos en dirección de priorizar las políticas de salud para enfocar el consumo como una enfermedad que requiere de brindar atención basada en evidencia… y a la cual hay que agregar también la aplicación de tribunales de drogas, tales como Estados Unidos y Panamá.

Uruguay, por su parte, presentó una defensa a la decisión soberana de regular el mercado del cannabis, lo cual se discute actualmente en la asamblea legislativa de aquel país, mientras que la representante de México señaló que la política nacional es “México en paz” y se basa en dos pilares: la prevención del delito y la prevención del consumo de drogas, en ese orden.

Como resultado de la Asamblea se presentó la Declaración de Antigua “Por una política integral frente al problema mundial de las drogas en las Américas”, la cual incluyó algunos de los elementos vertidos en la discusión, aunque se excluyeron planteamientos como el de actualizar la Estrategia Hemisférica sobre Drogas de la OEA y el de establecer indicadores para evaluar los resultados de las políticas, lo cuales estaban contemplados en el documento previo.

De tal forma, ante la diversidad de posiciones y la falta de acuerdos importantes, los delegados decidieron que se convoque a un período extraordinario de sesiones que se llevará a cabo en la República de Guatemala durante el 2014.

Por último, fuera de las pláticas oficiales hubo sesiones de diálogo entre las organizaciones de la sociedad civil y los jefes de Delegación, el Secretario General y el Secretario General Adjunto, así como con otros actores sociales. Y aun cuando las demandas de la sociedad no se vieron reflejadas como quisiéramos en los acuerdos finales, al menos la mayoría celebró el Informe presentado por el Secretario General y los escenarios probables que de este derivan, toda vez que al menos animaron a los presentes -y a nuestros gobiernos- a explorar alternativas y a no esperar por soluciones globales, para los problemas locales. En resumen: es aquí, y ahora.

post

Carta abierta a los Gobiernos del continente americano

OEA-Decimo-aniversario-CArta-e1315179508313-655x293

En la Carta Abierta a los Gobiernos de la Región – Políticas de Drogas hacemos un llamado a los Gobiernos del continente americano a que refuercen sus compromisos en materia de derechos humanos frente a las políticas de drogas, y en esa medida, discutan y replanteen las iniciativas existentes, con el fin de ubicar los derechos humanos en el centro del debate.

 

post

Informe OEA: ¿Sabe alguien, algo de México?

water-chessHace un año exactamente, durante la Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias Colombia; el tema de las políticas de las drogas no fue (ni estuvo) contemplado de forma oficial.

A pesar de ello, y para gran disgusto de los Estados Unidos, prácticamente no se habló de otra cosa.

En corredores y reuniones diversas, el tema fue imposible de evitar. La progresiva regulación de la marihuana en los Estados Unidos, así como décadas de políticas antidrogas altamente costosas y poco eficaces en la región, hicieron posible en esa ocasión que el Presidente Juan Manuel Santos lograra el consenso necesario para pedir a la Organización de los Estados Americanos (OEA), la realización de un estudio amplio sobre el estado actual de las políticas de drogas en el continente, y las posibilidades que depara el futuro para ellas.

De este modo, el pasado viernes 17, en Bogotá, Colombia, el Secretario General de la OEA, José Miguel Inzulsa, entregó al Presidente Santos el informe solicitado. El documento en realidad son dos: por un lado, un informe analítico sobre “el problema de las drogas en las Américas”; y por otro un informe de escenarios que explora cuatro posibles de ellos para el futuro de la región.

Ambos informes fueron redactados a lo largo del año. En el proceso participaron numerosos especialistas de la región. En teoría, los expertos fueron seleccionados para asegurar una representatividad plural de puntos de vista y posturas, mas fueron los organismos de la propia OEA, un espacio político continental tradicionalmente dominado ampliamente por los Estados Unidos, los que realizaron la redacción final de ambos documentos, con lo que la expectativa de innovación era relativamente baja.

Sin embargo, y al igual que como sucedió en la Cumbre de las Américas, el informe no pudo contener la idea de la necesidad del cambio. Así, pesar de contener algunas estrategias largamente desgastadas en la región (como el desarrollo alternativo y la amenaza de la “justicia terapéutica” vía tribunales especiales de drogas) el informe también reconoce la necesidad de un cambio genuino de políticas con el fin de abordar el problema desde la perspectiva de la salud y los derechos humanos; pide un balance de presupuestos; abre la puerta para el ensayo de regulaciones alternativas, especialmente en el caso de la planta a la cannabis, y hace una invitación implícita al resto de la comunidad global para revisar, de un modo u otro, los tratados internacionales de drogas.

Parece sorpresivo, así, que el origen de la iniciativa provenga de un organismo internacional largamente dominado por la visión de los Estados Unidos.

Lamentablemente, menos sorpresivo es la ausencia total de la diplomacia mexicana en el debate: aparentemente, nuestra nueva política exterior, que ha expresado su intención de recuperar el liderazgo perdido por México en los foros internacionales piensa llevar a cabo esta tarea liderando al mundo y a la región… desde el anonimato y el silencio.

post

La OEA y el debate de las políticas de drogas

oeaEn la primera semana de junio se realizará la XLIII Asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA), como nunca antes los países miembros discutirán sobre los resultados de las políticas de drogas aplicadas en la región y la necesidad de redirigir los esfuerzos hacia objetivos concretos y alcanzables, más allá de la utopía de un mundo libre de drogas.

Por lo pronto, y como resultado del X Foro hemisférico con la sociedad civil y actores sociales –organizado por la OEA, organizaciones sociales de la región han presentado sus recomendaciones agrupándolas en tres áreas: desafíos a la salud pública y el desarrollo de una política integral de lucha contra las drogas en las Américas; desafíos a la seguridad pública; y desafíos a la democracia y el acceso a la justicia.

Entre las recomendaciones sobre salud pública destacan: separar el uso de drogas del campo penal y de la seguridad; formalizar mecanismos de participación social en el diseño de políticas y programas de prevención, atención, tratamiento y programas de reducción de los riesgos y daños; priorizar los tratamientos ambulatorios y los distintos dispositivos alternativos a la internación; así como facilitar el acceso irrestricto a la atención de la salud de las personas privadas de libertad con consumo problemático de drogas.

En relación a la seguridad pública, y en reconocimiento a que la aplicación de las políticas actuales ha exacerbado la violencia, debilitado el estado de derecho, y vulnerado los derechos humanos y las instituciones democráticas, el grupo realizó, entre otras, las siguientes recomendaciones: fortalecer el intercambio de información entre Estados que tienen fronteras comunes para detectar los tráficos ilícitos y disminuir la vulnerabilidad, así como reconocer que los problemas propios y derivados de la producción, tráfico y comercialización de drogas pertenecen al ámbito de la seguridad ciudadana y no al de la defensa nacional.

Por último, en el campo de la democracia y el acceso a la justicia, el grupo recomendó que los gobiernos aseguren la proporcionalidad justa de las penas distinguiendo entre narcotráfico y otros tipos de delitos; el establecimiento y ampliación de las alternativas al encarcelamiento para aquellos acusados por delitos de drogas menores no violentos, excluyendo las alternativas de cortes de drogas; y, regular el mercado de cannabis y despenalizar el cultivo para el consumo.

Ahora, está en manos de los jefes de Estado considerar las propuestas hechas por las organizaciones sociales de la región y redirigir los esfuerzos hacia objetivos acordes a la realidad de nuestras sociedades. Esperemos que se encuentren a la altura.