Skip to Content

tag

Tag Archives: Survey

post

Our survey in english

Screen shot 2012-12-12 at 9.31.53 AMWould you believe that people who use drugs are, on average, more educated than the average citizen? Or that less than 10 percent are unemployed?

Many policymakers conflate people who use drugs with “addicts”. The fact, however, is that these broad-stroke generalities fail to see the complexity of drug consumption, which can range from problematic to experimental (with so much in between).

The survey made from CuPIHD consisted of 350 questions and was carried out in February and March 2011. The sample size was 429 people with 310 males and 119 women and with an average age of 28.7.

At the very least, considering almost all of those surveyed had some sort of work or daily activity (91.6%), it should be recommended that society do a better job of integrating people who use drugs in the formation of public policies that affect them, and not treat them only as criminals or ill people.

(Text from Open Society Foundations)

Read our executive summary of our First Survey of Illegal Drug Users

 

post

Nuestra encuesta, en inglés

 

CuPIHD publicó, en el otoño de 2012, la “Primera encuesta de usuarios de drogas ilegales en la Ciudad de México.”  Hoy, difundimos la encuesta en su versión en inglés para otros públicos alrededor del mundo.

La encuesta expone la perspectiva de los usuarios sobre su consumo de drogas, de los riesgos y daños recurrentes durante su proceso de consumo y de las relaciones sociales de los usuarios con familiares, vecinos y pares, así como con autoridades y prestadores de servicios de atención terapéutica, una perspectiva que resulta más que pertinente en el momento actual de la discusión sobre políticas de drogas, pues presenta una visión de ellas que suele ser poco explorada: la del usuario.Entre sus resultados, destaca el hecho de que buena parte de ellos no contaba con información sobre drogas antes de experimentar por primera vez con ellas, y que la mayor parte combina drogas cuando consume. Destaca, también, la tolerancia al consumo de drogas en las redes sociales de los usuarios de la ciudad, ya que uno de cada cinco inició consumiendo en casa y uno de cada seis en la escuela, espacios donde se supondría existe una mayor protección.
Por otra parte, la encuesta innova al preguntar a los usuarios sobre su relación con el mercado con el fin de conocer cuánto gastan y cómo obtienen las drogas, información vital, basada en evidencias que resultan importantes para redirigir las actuales políticas hacia ellas. La encuesta demuestra, por ejemplo, que los usuarios suelen conocer varios puntos de venta de drogas, lo que podría explicar por qué la política de reducción de la oferta basada en el combate a algunos puntos de venta, no influye en la reducción de su disponibilidad, muchos menos de su demanda.En cuanto a las relaciones con instituciones, destaca la proporción de usuarios que ha sido detenida y extorsionada: dos de cada tres, ya sea por parecer sospechosos o por consumir en vía pública, y también la poca confianza que los usuarios tienen en los tratamientos de adicciones.Por último, con base en las evidencias obtenidas, la encuesta presenta una serie de recomendaciones de políticas públicas que corresponden a distintos niveles de acción, tanto por parte de las instituciones del Estado como por parte de la sociedad civil.Descarga la versión en inglés de la Primera encuesta de Usuarios de drogas ilegales en la Ciudad de México aquí.

post

Los usuarios responden


CuPIHD publica, en el otoño de 2012, la “Primera encuesta de usuarios de drogas ilegales en la Ciudad de México.”

La encuesta expone la perspectiva de los usuarios sobre su consumo de drogas, de los riesgos y daños recurrentes durante su proceso de consumo y de las relaciones sociales de los usuarios con familiares, vecinos y pares, así como con autoridades y prestadores de servicios de atención terapéutica, una perspectiva que resulta más que pertinente en el momento actual de la discusión sobre políticas de drogas, pues presenta una visión de ellas que suele ser poco explorada: la del usuario.

Entre sus resultados, destaca el hecho de que buena parte de ellos no contaba con información sobre drogas antes de experimentar por primera vez con ellas, y que la mayor parte combina drogas cuando consume. Destaca, también, la tolerancia al consumo de drogas en las redes sociales de los usuarios de la ciudad, ya que uno de cada cinco inició consumiendo en casa y uno de cada seis en la escuela, espacios donde se supondría existe una mayor protección.

Por otra parte, la encuesta innova al preguntar a los usuarios sobre su relación con el mercado con el fin de conocer cuánto gastan y cómo obtienen las drogas, información vital, basada en evidencias que resultan importantes para redirigir las actuales políticas hacia ellas. La encuesta demuestra, por ejemplo, que los usuarios suelen conocer varios puntos de venta de drogas, lo que podría explicar por qué la política de reducción de la oferta basada en el combate a algunos puntos de venta, no influye en la reducción de su disponibilidad, muchos menos de su demanda.

En cuanto a las relaciones con instituciones, destaca la proporción de usuarios que ha sido detenida y extorsionada: dos de cada tres, ya sea por parecer sospechosos o por consumir en vía pública, y también la poca confianza que los usuarios tienen en los tratamientos de adicciones.

Por último, con base en las evidencias obtenidas, la encuesta presenta una serie de recomendaciones de políticas públicas que corresponden a distintos niveles de acción, tanto por parte de las instituciones del Estado como por parte de la sociedad civil.

Descarga la Primera encuesta de Usuarios de drogas ilegales en la Ciudad de México aquí.